Entre la tradición, la competencia y la exigencia de Wimbledon, por Fernando González

El tercer Grand Slam del año da comienzo con Djokovic como gran favorito y con un Roger, más lejos del título que de costumbre. La catedral del tenis y su torneo, bajo la mirada de nuestro experto Fernando González.


Es el torneo más tradicional e importante del mundo. Wimbledon sin duda es esperado hasta por quienes no son mayores fanáticos del tenis, todos saben lo que significa Wimbledon. Hay un gran favoritismo y esto no se le va a nadie, por parte de Novak Djokovic, el gran candidato para esta edición. Aunque habrá que prestarle una gran atención a lo que puedan hacer Medvédev, Tsitsipas o Berrettini.

El griego viene pasando un gran momento, habrá que ver si luego de sus buenas actuaciones tiene este ‘costo’ a corto plazo por haberlo entregado todo en competencias anteriores y que en el nivel que se está jugando hoy en día, se nota mucho más. Pero claramente, es un gran competidor y no caben dudas que, a la larga, su nivel va a seguir subiendo, lo mismo que sus posiciones en Gran Slams aunque la superficie lo complique.

Una pregunta es ¿Cómo llega Roger Federer? Viendo su cuadro, hasta lo que podría ser un choque en cuartos de final, le tocó el mejor jugador para él, viendo que de todas las opciones de cabezas de serie su probable choque es con Medvédev, quien a diferencia de los otros tres no disfruta como los otros el pasto y más contra un Roger que este torneo lo juega como si fuera el patio de su casa.

Otro punto a observar será Garin, quien creo que puede hacer un tremendo torneo. Tiene todas las condiciones y aunque no se sienta tan familiarizado con el pasto, lo cual es muy normal porque se juegan pocos torneos en hierba en el año, pero a medida que uno se da cuenta, los jugadores fuertes como él tienen un plus. Ya que el pasto lo que hace es resbalar la pelota, haciendo que se sienta más fuerte en la raqueta.

Es una gran oportunidad para disfrutar, para ver a nuestros ídolos como Roger o Novak seguir ganando. Insisto, Novak Djokovic es el favorito, aunque para él la carga y la presión que eso le significa no le genera nada a esta altura. Va a ser un Wimbledon donde extrañaremos a Nadal y a Thiem, pero donde tenemos de lo mejor para seguir disfrutando con las grandes figuras del circuito.