La fugaz pero importante vuelta de Roger, por Fernando González

Nuestro experto en tenis y que supo competirle al multicampeón de Gran Slams, Roger Federer, analiza su regreso al circuito que pese a encontrarlo con una derrota, es el primer paso para la meta del suizo: Wimbledon.


El regreso de Roger Federer fue un hecho muy esperado. En estos tiempos, con su edad y con el tiempo que llevaba inactivo ya venía generando cierta incertidumbre, lo que se vio en su partido con Andújar. Digamos, ha jugado muy poco -Doha como último torneo y hacia atrás poco más- pero claramente él para seguir activo y vigente debe elegir sabiamente dónde y cuándo debe jugar.

La arcilla, bueno, no es su mejor superficie obviamente, pero estos torneos por pequeños que sean, le permiten agarrar ritmo y juego para prepararse en lo que será Roland Garros donde estos partidos incómodos le servirán mucho para recuperar el tiempo inactivo, además de mentalizarse en las semanas previas y corregir la cantidad de errores que presentó.

Lo más rescatable de su vuelta, sin duda creo que fue el volver y hacerlo en su país, siendo también un retorno importante para todo el circuito, aunque sean pocos partidos los que pueda jugar, la presencia de Roger siempre genera algo especial para todos los jugadores y sin duda, para todos nosotros quienes amamos el tenis y el juego de Roger, que tanto hacía falta en este último tiempo dentro de un court.

Como él ha dicho, su meta es Wimbledon y yo creo que su razón para seguir jugando es esa misma: los Grand Slams. Es su objetivo estirar su récord en un torneo que ha ganado tantas veces y en una superficie y lugar donde se siente tan cómodo, Roland Garros será muy difícil para Roger con la poca cantidad de duelos en polvo de ladrillo en los últimos dos años. Pero en césped, con la trayectoria que tiene, esa falta de ritmo no se notará en Inglaterra.