¿Crisis Argentina?

La Selección Argentina, a pesar de ya estar clasificada a 4tos de final, dejó muchas dudas en la fase de grupo de la Copa América. ¿Quienes son los máximos responsables? Revisa nuestro análisis.

Corría el año 2014 y todo era dulce en la selección de Argentina. Pese a haber caído en la final del Mundial frente a la selección de Alemania, la albiceleste de la mano de Alejandro Sabella había encontrado lo que parecía ser el camino y el esquema para lograr un juego que convenciera a la hinchada y lograra que su máxima figura, Lionel Messi, pudiese finalmente mostrar su máximo potencial jugando por su país. Sin embargo el técnico campeón de América 2009 renunció a la selección y asumió en su cargo Gerardo Martino. El entrenador que venía de dirigir al Barcelona también logró grandes resultados y un juego contundente en donde solo perdió un encuentro oficial entre todos los que dirigió, pero el perder dos finales de Copa América frente a la selección chilena le pasó la cuenta y finalmente dejó el cargo.

¿Por qué es importante mencionar lo anterior? Desde aquel entonces, la selección de Argentina no volvió a brillar y las decisiones dirigenciales y técnicas han hecho que el equipo que fue dos veces campeón Mundial haya entrado en un pozo del que, por ahora, se ve muy difícil salir. El primero en tomar el mando post finales de América fue el defensivo técnico Edgardo Bauzá, quien solo alcanzó a dirigir 8 partidos antes de ser cesado del cargo y ser reemplazado por el ofensivo Jorge Sampaoli, quien luego de una Copa del Mundo donde dejó mucho que desear por sus decisiones y el fútbol mostrado, también dejó el cargo de entrenador.

Tras lograr un Torneo amistoso Sub 20, Lionel Scaloni fue nombrado interinamente para hacerse cargo de la selección mientras se buscaba un reemplazante. Sin embargo, los buenos resultados en partidos amistosos hicieron que se le ratificara en el cargo, pese a no tener mayor experiencia dirigiendo, lo que en su minuto fue bastante cuestionado por el medio argentino y que en vista al juego y los resultados que se han obtenido en esta Copa América, pareciera ser que fue una decisión apresurada.

Y es que todo le ha salido mal a la albiceleste en esta competición. Pese a que desde hace años se viene hablando de un recambio generacional en el equipo, los entrenadores recientes les ha costado realizar aquello y han terminado por nominar siempre a la misma base de jugadores. Una de las mayores novedades de Scaloni fue que desaparecieron de las citaciones nombres históricos de los últimos años como los casos de Mascherano, Higuain o Agüero. Sin embargo, pese a estar ausente en varias convocatorias del proceso, el Kun terminó integrando la nómina para el torneo de Brasil, cuestionándose así la decisión tomada por el entrenador. Otros jugadores que integraron la nómina causaron eco en el equipo andino ya que contenía bastantes nombres que para algunos especialistas, no tenían el nivel suficiente para integrar el equipo, como los casos de Matías Suarez o Guido Pizarro entre otros.

Y ese desastre dirigencial y técnico se ha notado en lo futbolístico. En esta Copa hemos visto a un equipo que le he costado, valga la redundancia, ser equipo. Jugadores desconectados entre ellos, rendimientos individuales muy bajos, una confusión de Scaloni que no ha logrado plasmar su idea de juego en el equipo, cambios y esquemas inexplicables que han hecho que los jugadores no sean capaces de mostrar su máximo potencial en el campo de juego.