Un récord y promesa inquebrantable, por Iván Zamorano

La Roja vuelve a recibir a Venezuela, un duelo con mucha importancia para las aspiraciones de Chile de llegar al Mundial y que en nuestro embajador de Betsson para Chile, Iván Zamorano guarda uno de los momentos más emotivos e importantes de su carrera por la Selección.

Mi sueño siempre fue jugar en el Estadio Monumental. Mi padre me llevó ahí desde muy pequeño a ver a nuestro querido Colo Colo y nos sentábamos prácticamente en el cemento porque no había asientos. En esos momentos, yo le hice una promesa, le dije que yo también llegaría a jugar en este estadio y que llegaría a convertir muchos goles para él. Por eso, cuando nos dijeron que el Estadio Nacional estaba castigado y que el Monumental sería la sede, supe que había llegado la oportunidad para comenzar a pagar la deuda con mi padre.

Todo se dio para que, en esa fecha clasificatoria fuera un momento mágico con toda mi familia presente, tuviera la chance de jugar como lo soñó mi papá antes de morir. Esta vez con mi querida Selección Chilena. Al frente estaría Venezuela, un equipo que se defendía muy bien y que jugaba robando muchos balones por los costados. En una noche inspiradísima para mí y para todos mis compañeros, nos motivamos muchísimo como equipo en un partido donde teníamos la opción se conseguir puntos muy relevantes para nuestra misión de volver a un Mundial de Fútbol.

Fue una noche soñada y perfecta la que tuvimos con la Selección Chilena aquella vez. Inclusive perdí un penal, pero convertí cinco goles. Cinco goles de amor y de pasión con el corazón. En cada anotación que hice, miré y besé al cielo sabiendo que allá arriba tenía al hincha más fiel de mi vida, mi padre. Tenía esa sensación de que mi padre era feliz con mis goles y el resultado de la selección, cumpliendo aquella promesa que hice antes de su partida. Todos los recuerdos que atesoro de esa noche, fueron momentos hermosos como cuando mi padre me llevaba al estadio como un niño. Fue una de noche maravillosa y que siempre la tendré en mi corazón como uno de los momentos más emotivos en toda mi carrera como futbolista.

El 30 de abril de 1997 Chile enfrentó a Venezuela por las clasificatorias a Francia 1998. El resultado terminó por 6-0 a favor de La Roja, con Iván Zamorano, entonces capitán de la Selección Chilena, registrando una marca que jugadores como Ronaldo, Batistuta, Luis Suárez o Messi, nunca han igualado: convertir cinco goles en un único juego en las Clasificatorias Sudamericanas. Una de las actuaciones más destacadas de un jugador en Sudamérica con un récord que sigue imbatible en CONMEBOL.

Además, ese abultado resultado, permitió a la postre que La Roja mantuviera una gran diferencia de gol que al final del proceso clasificatorio, colocó a Chile por sobre Perú para asegurar el último puesto directo al Mundial. En lo que sería el retorno de la Selección Chilena a una Copa del Mundo tras 16 años, una misión que este jueves contra Venezuela, encuentra a La Roja en similares escenarios.

Por ello, como Betting Partner Oficial de La Roja, Betsson alienta al Equipo de Todos con las emotivas palabras de nuestro embajador Iván Zamorano, el hombre récord de La Roja y que más que nadie, sabe que los objetivos y promesas en la cancha, siempre se cumplen.

¡Apuesta con el corazón por La Roja aquí!