El Texas Hold’em

Índice

El poker Texas Hold’em. ¿Por qué es tan popular?

Esta fantástica variedad del poker, la más jugada en línea, se ha hecho increíblemente popular en los últimos años gracias a la publicidad que ha recibido en medios televisivos y digitales. La democratización del poker, como algunos le han llamado, tuvo su origen en los Estados Unidos, cuando Chris Moneymaker, un desconocido contador de Atlanta, logró vencer a los profesionales y ganar el torneo más importante del mundo.

Se llevó 2.5 millones de dólares a casa. Nada mal ¿no?

El dinamismo, la manera en la que se enfrentan los jugadores, y las posibilidad de ganar hasta en la última carta, mantienen un suspenso inigualable en las mesas de Texas Hold’em.

Las grandes casas de apuestas online han invertido millones de dólares en publicidad para lograr que los torneos atraigan cada vez más jugadores. El récord actual de mayor cantidad de personas participando al mismo tiempo en un torneo fue establecido en el 2015. De acuerdo con el Libro Guinness de Récords, la cifra llegó a 253 692 competidores.

A continuación, te explicaremos con detalle las reglas para que te familiarices con la dinámica del poker Texas, también celebrado por su simplicidad, y te animes a unirte a esta tendencia que sigue creciendo en seguidores. ¡Adelante!

Conociendo el poker Texas Hold’em con límite y sin límite

Primero definamos lo que se conoce como límite de apuesta máxima en el Texas Hold’em. Los organizadores de una mesa acuerdan normalmente que el precio de entrada para jugar cubra el valor de 100 ciegas grandes. Esto quiere decir que, si el valor de la ciega grande inicial es 1 $, lo más probable es que el valor de la entrada ronde los 100 $.

En la medida que el juego avanza, y los perdedores se retiran, el valor de la ciega grande va aumentando exponencialmente, evitando que el juego se prolongue demasiado y se produzca un ganador con mayor celeridad (y también generando mayor emoción).

En este momento se define también si están permitidas las recompras. Una recompra suele otorgarse como posibilidad a quienes pierden todas sus fichas y desean reingresar a la mesa por una segunda oportunidad, aunque generalmente sólo se otorga el 50 % del valor de la primera entrada, protegiendo los intereses de quienes siguen en la mesa con su primer pago.

Mesa con límite

Existen cuatro rondas de apuestas en una partida de Texas poker. En una mesa con límite, las apuestas en las dos primeras rondas no pueden exceder el valor de la ciega grande, y son llamadas apuestas pequeñas. Luego, en los dos turnos siguientes, la máxima apuesta será el valor de dos ciegas grandes: ni más, ni menos. Son llamadas apuestas grandes.

Mesa sin límite

En la búsqueda de un mayor dramatismo e impacto del juego, se sugirió que no existiera un límite superior de apuesta en ninguna ronda de apuestas. La práctica se hizo más popular y atrajo la atención de muchos dueños de casinos, quienes implementaron finalmente la regla en sus establecimientos.

Puedes apostar desde el valor de la ciega grande como mínimo, hasta todas tus fichas, con la famosa frase “all in”, y retar a tus contrincantes a pensar que tienen una mejor mano que tú, y están dispuestos a abandonar su silla si están equivocados. Es una jugada de gran emoción, que le ha aportado incluso más energía al juego.

Las reglas del Texas Hold’em: simples y fáciles de recordar

Las mesas se pueden armar desde dos a diez jugadores, aunque técnicamente pueden sostenerse partidas de hasta 23 jugadores. Se utiliza un solo mazo, sin comodines, con las cartas tradicionales, siendo el As el de mayor valor, seguido por la K y las demás en orden descendente.

El objetivo es simple: obtener las mejores cinco cartas de siete disponibles o, en su defecto, hacer pensar a los demás que tu mano es mejor, logrando que desistan y se retiren dejándote las ganancias. Aunque parezca obvio, hay quienes confunden esta sencilla regla, pensando que puede haber escalas de seis o siete números. Sólo pueden escogerse cinco cartas.

Existen dos posiciones principales en la mesa: la ciega grande y la ciega pequeña, y los jugadores en estas posiciones colocan la apuesta mínima y la mitad de la apuesta mínima, respectivamente. Es lo que deben pagar solo para ver sus cartas. El resto de jugadores podrá verlas sin pagar, y retirarse si no cree que su mano es competitiva.

El dealer reparte cartas hacia su lado izquierdo, en el sentido de las agujas del reloj. En cada mano, las ciegas se mueven un puesto hacia la izquierda, y así sucesivamente durante toda la partida hasta que haya un ganador. Se considera que la posición más ventajosa es la que está a la derecha de la ciega pequeña pues puede ver sin pagar lo que hacen los demás contrincantes y analizar el escenario antes de tomar una decisión.

El Pre-Flop, la primera ronda de apuestas

Una vez sentados todos los jugadores, el dealer reparte una carta a cada uno consecutivamente hasta que todos tengan un par de cartas. Esta primera ronda de apuestas implica que comience manifestándose el jugador que sigue a la ciega grande. Si quiere participar, deberá al menos igualar la ciega grande, o retirarse.

También puede realizar una apuesta mayor si piensa que tiene una buena mano (o si quiere blufear). De hacerlo, los jugadores que le siguen podrán retirarse, igualar, o incluso volver a subir la apuesta. Esta actividad continúa en círculos indefinidamente hasta que se haya completado una vuelta de apuestas igualadas al menos entre dos jugadores.

El Flop, nacen las cartas comunitarias

Una vez que todos han colocado o igualado las apuestas sobre la mesa, el dealer procede a revelar las tres primeras cartas comunitarias. En esta ronda se genera la mayor cantidad de información en un solo movimiento. Estas tres cartas generarán posibilidades como color, escala, tríos, etc.

Los jugadores comienzan a estimar sus probabilidades de ganar con mayor precisión, y comienza la ronda de apuestas. Esta vez será la ciega menor la posición en jugar primero, al igual que en el reto de rondas. Una vez completada la rueda de apuestas, en las que todos pueden retirarse, igualar o incrementar, el dealer procede.

El Turn, una carta más

En esta tercera ronda, la develación de una nueva carta por parte del dealer continúa definiendo el transcurso del juego. Los jugadores continuarán haciendo apuestas, retirándose, o aumentando. A estas alturas suelen quedar entre dos y cuatro jugadores en la mesa, pues las manos fuertes probablemente han subido el valor del pozo.

Si se trata de un poker Texas con límite, las apuestas deberán valer el doble de la ciega grande, como señalamos anteriormente. Si es sin Límite, los competidores continúan en libertad de arriesgar lo que consideren conveniente.

El River, generando sonrisas y lágrimas desde hace tres siglos

En esta cuarta ronda el dealer abre en la mesa la última carta, la que viene a completar el set de siete en total (dos tuyas + cinco comunitarias) del que deberás escoger cinco para presentar tu mano. Aquí es donde ocurre la mayor emoción, pues los jugadores han venido desarrollando una estrategia que ya no tiene más destinos, la suerte está echada.

Pero aún así, la magia del Texas Hold’em mantiene viva la llama de la ansiedad: los jugadores sostienen una última ronda de apuestas y es de vida o muerte. ¡Conviértete en el mejor!

El uso de la estadística en el Texas Hold’em. Conoce tus fuerzas y debilidades

Antes de conversar acerca de estrategias, técnicas de disuasión, estudio de lenguaje no verbal y otras clases de actuación de Hollywood que serán útiles para ti en el poker (y hasta en tus relaciones personales), es importante que tengas claros algunos números básicos.

En primer lugar, asumimos que ya conoces el orden jerárquico de las manos. Ahora, será importante que aprendas a apreciar el potencial de tus cartas personales, las primeras que te han sido encomendadas por el dealer y que definirán tu juego.

Si bien es cierto que una mano como 8♠/3♥ no parece muy atractiva al principio, podría serlo si el dealer reparte 4♠/5♠/6♠ en el flop, ¿cierto? Esto indicaría que tienes una buena posibilidad de escalera de color, color, y escaleras con un 2 y un 7.

Pero no debes ver solo lo que puedes obtener tu. Debes calcular las probabilidad de que otro jugador también tenga opción de color, para lo cual necesitaría sólo un ♠ en este caso. Más aún, si en las próximas cartas comunitarias aparece un 9♠, quiere decir que restan los siguientes escenarios en cuanto a la carta de tus oponentes:


Es decir, de los siete escenarios en los que obtienes un color en el turn o river, pierdes en 5. ¿Ahora entiendes por qué debes mirar estas cartas dos veces? Apostar 5 a 2 no es muy inteligente (aunque muchos paguen sólo para saber si pueden lograr una escala de color y contarle a sus amigos).

¿Cuáles son las probabilidades de obtener ciertos tipos de manos?

Esta parece ser una duda común entre los jugadores principiantes que han desarrollado ya una habilidad para jugar, lo que les ha hechos sensibles a las estadísticas y los números secretos del poker.

Existen muchas conversiones, comparaciones y “libros de expertos” acerca de las probabilidades y estrategias de juego, escritos mayormente por jugadores profesionales retirados o activos. Cada uno esgrime su perspectiva de cómo abordar exitosamente las manos.

Pero hay algo que resalta y que tienen en común, todos ellos trabajan con los siguientes números. Presta atención a las combinaciones de cartas, y la importancia de que estén “conectadas”, es decir, que sean consecutivas, así como que sean de la misma pinta, abriendo la posibilidad de un color a tu set de opciones.

Existen varios tipos de Texas Hold’em, aunque no son tan populares. Aquí te dejamos una breve lista: