Ahora sí llegó la Next Gen al ATP

Hace algún tiempo la ATP se vio enfrascada en una constante búsqueda de nuevas figuras para cubrir un eventual vacío que tarde o temprano llegará tras el retiro de los big 3.

Fue con la campaña next gen que empezó esta difícil tarea de encontrar a esos jugadores que a través del carisma y buen juego pudieran cubrir ese espacio.
Este nuevo grupo de tenistas en ciertos pasajes encantaban con su gran juego y explosiva presencia, sin embarga y sin desmerecer a ninguno de esta generación, el título parecía quedar grande, tanto así que el dominio del circuito en relación a los grandes torneos ha cambiado muy poco o casi nada en relación a los últimos 10 años.

Medvedev, Tsitsipas, Zverev, Rublev , Kyrgios y compañía llaman la atención, encantan cuando juega su mejor tenis, tienen carisma, pero algo les falta.

La irrupción de Carlos Alcaráz

Es así que de la misma tierra de uno de los más grandes, o el más grande para un gran sector de fanáticos del tenis, llega una joven promesa con algo más de 18 años que parece tener ese condimento adicional para hacernos ilusionar con su explosivo juego y electrizante intensidad, y es que lo tiene casi todo para poder ser el próximo abandero de una generación de tenistas que más que cubrir el espacio pareciera que necesitan un líder que los ayude a tomar el camino correcto a esta difícil tarea que es la posta de los big 3.

Alcaraz encanta, sorprende, impresiona y al mismo tiempo ilusiona con todo lo que aporta en la pista de tenis, y lo más increíble aún es que da la impresión de que está lejos de su potencial.

Ahora nos queda esperar con paciencia, ilusión y compromiso el despegue de este joven español, y acompañarlo en escribir su propia historia.