Experiencia Premier – Nolberto Solano

Nolberto Solano analiza lo que son las rivalidades de la Premier League, a puertas de un partidazo entre el Arsenal y Tottenham.


En Inglaterra viví muchos clásicos (Newcastle-Sunderland o Aston Villa-Birmingham, por ejemplo) y desde el ambiente seguro que es muy diferente a cómo se puede llegar a vivir en Sudamérica un partido de estas características. De hecho, ahí es más pacífico, aunque obviamente existe esa sensación única de un partido especial, pero incomparable con cómo se vive un Boca Juniors-River Plate, por ejemplo, que también me tocó cuando jugué en Argentina.

Al final, también es cierto que uno tiene que hacer todos los esfuerzos necesarios para que el hincha se sienta orgulloso del club que defiende. Y estos partidos tienen un doble sentido porque lo juegas para cumplir un objetivo final, pero también para hacer feliz a los aficionados en una atmósfera especial.

En mi experiencia personal, nunca tuve ningún problema en Inglaterra en épocas de clásicos. Por eso digo que quizás puede ser diferente comparado a Latinoamérica, donde se pueden encontrar las barras después de los partidos. En Europa se ha moderado muchísimo eso después de tantos incidentes que pasaron en el pasado.

Luego, si hablamos del jugador en particular, de hecho que no va a estar pendiente de todo lo que se habla en la previa porque puede generar nervios o algo contraproducente. Al final, es obvio que uno sí lo percibe cuando sale a comprar a la calle y la gente le dice: “tenemos que ganarle al Sunderland (en el caso del Newcastle).

Dicho esto, los clásicos son especiales y siempre hay que darlo todo, por eso el Arsenal-Tottenham de este fin de semana seguro que será lindo para ver.