Guía de principiantes: cómo ganar en la ruleta

Existe mucha información para jugadores incipientes sobre estrategias para la ruleta. A decir verdad, la mejor forma de jugar a la ruleta es tema de debate, pero ahí es donde entramos nosotros. Nuestra guía sobre cómo ganar en la ruleta te explicará las estrategias más famosas y te brindará toda la información sobre consejos y tácticas para mejorar tu juego.

Conocimientos básicos

Para los jugadores que están aprendiendo cómo se juega a la ruleta, nunca está de más explorar lo básico sobre las estrategias de apuestas. Las apuestas externas (no apostar por un número específico) son, quizás, la mejor forma de ganar en la ruleta, ya que te otorgan una ganancia de aproximadamente 1:1, lo que significa que tienes muchas más oportunidades de ganar o de sacarle una pequeña ganancia a tu apuesta.

También puedes distribuir tus fichas en diversas apuestas externas, lo que te dará diversas formas de ganar una ronda única. Por otro lado, hacer una apuesta interna (apostar por un número específico) podría generarte una ganancia potencial de 35:1, razón por la que este es el tipo de apuesta que eligen los jugadores más beligerantes y temerarios.

La estrategia Martingale

Exploremos algunas de las estrategias para la ruleta más complejas. Probablemente, la estrategia Martingale sea la más famosa del mundo y la preferida por jugadores expertos.
Para apostar usando la estrategia Martingale, necesitas doblar tu apuesta cada vez que pierdas. Para cuando ganes, puede ser que recuperes tus pérdidas e incluso logres obtener una considerable ganancia, ya que el volumen de la apuesta habrá aumentado considerablemente. Muchos jugadores usan la estrategia Martingale cuando apuestan por un color, pero se puede recurrir a ella para cualquier apuesta externa, desde par/impar hasta alto/bajo.

Por ejemplo, supongamos que, en la primera ronda, apuestas una ficha al negro y que la bola cae en rojo. En la segunda ronda, apuestas dos fichas al negro y la bola vuelve a caer en rojo. Sin embargo, en la tercera ronda, apuestas cuatro fichas al negro y la bola cae en negro. En ese caso, ganarías ocho fichas, lo que cubriría tus pérdidas y te daría una ganancia.

La ventaja de usar esta estrategia para la ruleta es que es sencilla y te puede dar una excelente oportunidad de ganar. Elegir el momento oportuno es crucial; si tu mala racha continúa hasta alcanzar el límite de la casa, no podrás recuperar tus pérdidas. Lo que la estrategia Martingale hace es darte la oportunidad de recuperar tu dinero, pero debes asegurarte de que tus apuestas no se salgan de control.

El sistema D’Alembert

El sistema D’Alembert para ruleta es, en cierto modo, parecido a la estrategia Martingale, con la diferencia de que si pierdes en este sistema, mejoras tu apuesta por una unidad en lugar de doblarla, y si ganas, reduces tu apuesta original por una unidad. Esta unidad puede ser cualquier número que establezcas; eso te ayudará a mantener el control mientras juegas, ¡e incluso puede despistar a los jugadores que usan la estrategia Martingale!

Veamos un ejemplo de cómo jugar usando el sistema D’Alembert. Digamos que en la primera ronda, apuestas cinco fichas y pierdes. En la segunda, apuestas seis fichas y pierdes. En la tercera, apuestas siete fichas y ganas. En la cuarta, apuestas seis fichas y pierdes. En la quinta, apuestas siete fichas y ganas. Y en la ronda final, apuestas seis fichas y ganas. Terminarás con una ganancia neta, aunque haya habido un número equitativo de victorias y derrotas durante el juego.

Básicamente, el sistema D’Alembert para ruleta minimiza los riesgos de la estrategia Martingale; por esa razón es la mejor estrategia para aquellos que buscan jugar de una forma estable y poco arriesgada. Como D’Alembert es una estrategia más sencilla que Martingale y tiene un ritmo más lento en el incremento de apuestas, esta estrategia reduce los riesgos de enfrentar pérdidas grandes, aunque eso puede significar que los jugadores no podrán recuperar todas sus pérdidas con una victoria. Nuevamente, la estrategia D’Alembert funciona mejor con las apuestas externas, por lo que los jugadores no tienen que preocuparse por esas apuestas locas y variables que son un problema para los límites de la mesa.  

El método Paroli

El método Paroli es, en muchos sentidos, lo opuesto a la estrategia Martingale. En lugar de doblar tu apuesta después de una pérdida, doblas tu apuesta después de que ganas. La ventaja diferencial de esta estrategia es que cuando doblas tu apuesta, técnicamente estás usando el capital del casino, así que cualquier pérdida que acumules saldrá de un capital que, para empezar, ni siquiera era tuyo.

Por ejemplo, en la primera ronda, un jugador puede apostar cinco fichas al rojo y ganar, y luego apostar 10 fichas al negro y ganar, antes de apostar 20 fichas al negro y volver a ganar. Esto se traduciría en una ganancia total de 35 fichas. Si apostaras 40 al negro y perdieras, la inmensa mayoría de las fichas que perderías provendrían de las que le ganaste al casino, lo que reduciría el riesgo de enfrentar pérdidas sustanciales.

Se puede decir que el método Paroli es la mejor forma de jugar a la ruleta para aquellos que quieren reducir sus pérdidas. Pero te lo repetimos: lo más importante es saber elegir el momento oportuno. Muchos jugadores eligen retirarse luego de tres victorias. Si apuestas más dinero cuando estás en alza, el sistema Paroli podría ayudar a darte la victoria.